Emprendimiento joven y corrupción. Una visión Hondureña

litigation_275

Si buscamos en el diccionario la palabra emprender encontraríamos varios significados como: Comenzar una obra, negocio, etc., especialmente los que entrañan alguna dificultad o peligro emprender una aventura. Eso es emprender, comenzar algo a pesar de las dificultades que estas presenten.
Si bien es cierto que los rasgos de la personalidad del nuevo emprendedor, sus motivaciones a la hora de inducir en un nuevo negocio, la capacidad intelectual o física, la formación o experiencia previa pueden, indudablemente, influir en el éxito, no cabe atribuir a estos aspectos un valor absoluto, ni elevarlos a la categoría de requisitos previos e indispensables que deban reunirse obligatoriamente para poder afrontar con perspectivas un nuevo emprendimiento.

La sociedad del conocimiento requiere personas con actitud emprendedora, es decir, con iniciativa, creatividad y capacidad para trabajar en equipo. El desarrollo de estas habilidades es esencial para conseguir una realización personal satisfactoria, ejercer una ciudadanía activa. Desde hace mucho tiempo se ha implementado la participación de los jóvenes en todos los aspectos sociológicos y políticos , pero todo inicio tiene sus sacrificios ya sean grandes o pequeños,  luego tenemos resultados positivos a los 6 u 8 meses, en el cual nos alegramos y seguimos con nuevas ideas. La mayoría de los jóvenes de distintas generaciones somos algo perezosos, pero la sociedad misma es la que nos impone ser de ese tipo de personalidad.

En Centroamérica los jóvenes debemos trabajar conjuntamente, para que podamos tener un efecto multiplicador en las generaciones que están por nacer, ser personas diferentes, que queremos trabajar el día a día, ya que todos los días aprendemos cosas nuevas. Para poder lograr un emprendimiento alto tenemos que tomar muchos puntos en cuenta como ser:

  • Tener objetivos claros,
  • Diseñar actividades,
  • Definir con claridad los perfiles de personas jóvenes con quienes se va a trabajar,
  • Desarrollar contactos y alianzas para tener un mejor trabajo ,
  • Los mentores que instruyan a los jóvenes sean personas de un perfil altamente profesional.

El emprendimiento juvenil hay que fomentarlo tanto en los sectores públicos como privados y otras organizaciones de la sociedad civil, que han impulsado iniciativas para el desarrollo de las capacidades de los jóvenes, utilizando herramientas tecnológicas para llamar la atención de los mismos y tener un buen resultado. En Honduras el emprendimiento se da en un cierto porcentaje en lo empresarial, con las nuevas ideas para implementarlas en un mercado libre.

Al emprendimiento  se le unen obstáculos como la corrupción, el mal uso del poder, que tiene diferentes tipos de corrupción.  El principal es el político,  como consecuencia le sigue el económico y el ambiental,  ya que todo lo bueno siempre tiene manzanas podridas que inducen a los jóvenes a realizar actos no correctos. Esto se da a nivel mundial, es un problema que se debe erradicar comenzando con el individuo, la persona misma, tratando de cambiar su entorno, porque si no cambia uno mismo, no esperemos que los demás cambien. El principal problema en Honduras es la corrupción. Y llegar a esa conclusión no requiere de grandes opiniones filosóficas ya que, simplemente, los males que los corruptos no causan en forma directa al país son generados por las secuelas de sus abominables acciones. Por ejemplo: Policías corruptos han asesinato, violado y abusado psicológicamente y moralmente  a más de mil jóvenes, como lo ha denunciado el representante de los Derechos Humanos en Honduras y también han estado al servicio de la delincuencia organizada o directamente han formado bandas criminales. Los hondureños se van del país por la violencia generada por los corruptos, por la pobreza y la falta de oportunidades que ellos mismos han provocado;  no hay oportunidades, porque no saben empoderar  a la juventud ni a las nuevas generaciones. Por eso los jóvenes debemos ser el cambio total, para demostrar que somos diferentes y que queremos a nuestra sociedad, porque  “El precio del éxito es trabajar duro y la determinación de que, sin importar si perdiste o ganaste, diste lo mejor de ti mismo en el proyecto” – Vince Lombardi, entrenador de los Empacadores de Green Bay.

 

Lic. Emely Marlene David

Abogada asociada

Bufete Dumas Castillo. Honduras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*